Prefiero trabajar en un coworking que en pijamas.
agosto 4, 2016
Mostrar todo

Creatividad e Innovación: Método Leonardo Da Vinci

A Leonardo Da Vinci se le considera un genio universal con curiosidad infinita, además de filósofo humanista, es uno de los más reconocidos pintores. Su creatividad lo convirtió también en ingeniero, inventor, científico, anatomista, entre otros.

Sin duda Da Vinci se ha convertido en una gran fuente de inspiración para muchos y este es el caso particular de Michael J. Gelb quien siendo un consultor empresarial reconocido, estudió algunos apuntes de Da Vinci y en su libro “Cómo pensar como Leonardo Da Vinci: 7 pasos para ser un genio cada día” nos comparte lo siguiente:

 

  1. Cultivar la curiosidad. Cuestiona las respuestas aceptadas en sociedad y forma activamente tus propias opiniones, indaga, confía en tu intuición, observa. Utiliza esta curiosidad para el bien y crear algo útil.
  2. Aprender sobre la experiencia. Crea diferentes perspectivas, esto ayudará a que las opciones sean mayores, sin duda la experiencia personal es la mejor fuente de conocimiento, el error nos ayuda a probar y mejorar aquello en lo que se está trabajando.
  3. Agudizar tus sentidos. La vista, oído, tacto, olfato y gusto sin duda añaden un valor cualitativo, refinando y mejorando los sentidos, se incrementa la capacidad de aprender y aportar algo diferente. Se dice que fue este refinamiento lo que permitió a Da Vinci capturar detalles tan profundos y plasmarlos en sus obras, como en el caso de la mona lisa.
  4. Aceptar lo incierto. Leonardo Da Vinci aceptaba que la vida estaba llena de paradojas y las aceptaba con gran asombro, la idea es examinar todas las opciones a las que hemos llegado, observar los patrones, similitudes en conceptos dispares, es decir, pensar con curiosidad.
  5. Equilibrar el arte y la ciencia, la lógica y la imaginación. Da Vinci manejaba algo que llamaba “pensamiento completo” en el que ambos hemisferios de su cerebro participaban activamente en los procesos, es decir, buscaba un equilibrio y estimular su cerebro completamente.
  6. Cultivar el cuerpo. Además del intelecto, sugería cuidar bien de la propia salud física y el bienestar para ser productivos. Ejercitarse y alimentarse adecuadamente son la clave.
  7. Mantener una perspectiva amplia. Reconoce y aprecia que todas las cosas, seres y fenómenos están interconectados, así mismo, observa cuál es la influencia de uno sobre el otro. Aunque la especialización es importante, mantener una visualización completa de las cosas puede aportar mucho.

 

“Todo viene de todo y todo está hecho de todo, todo regresa a todo” -Leonardo Da Vinci